Cómo eliminar un lunar

eliminar-lunar

Los lunares son lesiones inofensivas en la piel que pueden afectar a gente de cualquier edad o género y que a menudo aparecen desde el nacimiento.


Aunque suelen ser inofensivos, podrían anunciar el crecimiento de uncáncer en el cuerpo y, si aparecen de manera repentina y excesiva, deberías hacer que un profesional los revise inmediatamente, especialmente si se asocian a otras señales como pérdida de peso, pérdida de apetito, etcétera. Sin embargo, en lo que concierne al lunar estándar, puedes encargarte de él tú mismo y sin salir de tu casa. Los remedios semiverificados listados a continuación son populares pero requieren más investigación; por otro lado, los remedios sin verificar no tienen mucho respaldo científico pero se dice que son útiles. Quizá uno de estos métodos sea para ti.
Utilizar remedios caseros

1. Intenta con vinagre de cidra de manzana.

Este es uno de los remedios caseros más populares y conocidos para sacar lunares. Esencialmente, este es un ácido y puede causar irritación y quemaduras en la piel, lo que resulta en la pérdida del lunar. El vinagre de cidra de manzana está disponible tanto en farmacias como en tiendas de víveres. También puedes hacerlo en casa utilizando manzanas ácidas.

eliminar-lunar


Este es uno de los remedios caseros más populares y conocidos para sacar lunares. Esencialmente, este es un ácido y puede causar irritación y quemaduras en la piel, lo que resulta en la pérdida del lunar. El vinagre de cidra de manzana está disponible tanto en farmacias como en tiendas de víveres. También puedes hacerlo en casa utilizando manzanas ácidas.


Siempre prueba esto sobre una pequeña porción de piel en otra parte de tu cuerpo antes de aplicarlo al lunar para verificar que no tengas ninguna reacción alérgica. Si no experimentas ninguna quemazón ni irritación y te sientes cómodo con hacerlo, procede.
Pon un poco de vinagre de cidra de manzana en un tazón pequeño y sumerge una bola de algodón en él. Coloca la bola de algodón en el lunar y véndala usando un vendaje común o una cinta quirúrgica (por lo general la de 1.30cm o ½ pulgada es suficiente).
Continúa este proceso dos veces al día usando bolas de algodón frescas cada vez durante al menos 7 días o hasta que el lunar se caiga. El lunar debería desaparecer al cabo de una semana.

2. El ajo podría ser la solución.
Cómo-eliminar-un-lunar

Aunque el ajo es uno de los remedios naturales más conocidos para un montón de cosas, sus propiedades ácidas también lo hace un efectivo quitador de lunares. El contenido astringente y ácido en el diente de ajo es justo lo necesario para eliminar los lunares de piel duros.
Toma dos dientes de ajo. Pela sus capas externas. Aplástalos hasta obtener una pasta. Puedes usar una pizca de sal de roca mientras haces esto si lo deseas. La sal de roca es por naturaleza absorbente, lo que hace que disminuya el contenido de agua del lunar, secándolo y arrugándolo más rápido, lo que a su vez hace más fácil que se caiga.
Aplica la pasta al lunar tres veces al día durante 5 días. Pero ten cuidado; podría irritar la piel normal que lo rodea. Cubre la zona con una tela, algodón o vendaje siempre que apliques la pasta. Lávala bien con un jabón normal cada par de horas. Si el lunar persiste, continúa hasta que se caiga.

3. Prueba bicarbonato de sodio.
Cómo-eliminar-un-lunar

Para hacer pasta de bicarbonato de sodio, toma aproximadamente una cuchara de bicarbonato de sodio y 4 cucharadas de agua. Mezcla bien hasta que se vuelva una pasta; si necesitas espesarlo, agrega más bicarbonato de sodio. Aplícala a la zona afectada y déjala ahí durante una hora. Luego lávalo con agua normal y un buen jabón. Repite el proceso dos veces al día durante 4 días.
Cuando se mezcla con agua para hacer una pasta, el bicarbonato de sodio forma una solución muy cáustica. La combinación suelta iones de hidrógeno libres, que reaccionan cuando se aplican a la piel y el tejido del lunar, deshidratándolo y combinándose con el oxígeno presente en el tejido, lo que limita el crecimiento del lunar y hace que se seque más rápido.
También puedes mezclar una pizca de bicarbonato de sodio en una cucharadita de aceite de vitamina E y aplicarlo al lunar. Deja la mezcla en el lunar durante toda la noche. La mezcla a la larga hará desaparecer al lunar. Si tienes piel sensible, también puedes usar aceite de vitamina E sin bicarbonato de sodio.

4. Usa yodo.

Aunque el yodo podría ser imposible de obtener en una farmacia en su versión más concentrada a menos que cuentes con una prescripción, una mezcla más diluida puede obtenerse en muchas tiendas. Este es un remedio muy antiguo por el que muchos ponen las manos al fuego.
Incluso si usas la mezcla diluida, dilúyelo aún más con 5 partes de agua y luego, usando una bola de algodón o un hisopo de algodón, aplícalo suavemente al lunar. Mantenlo ahí durante 3 a 4 minutos y luego lávalo con agua caliente.
Ten cuidado de no tocar con el yodo la región de piel sana que rodea al lunar pues el yodo tiene la propiedad de manchar la piel.


5. Utiliza áloe vera.

Al igual que la miel y que el aceite de ricino, el aloe vera ayuda haciendo que el lunar sea más suave y móvil. El uso prolongado de aloe vera podría resultar en la completa desaparición del lunar y sin dejar cicatrices. El aloe vera lentamente elimina el tejido endurecido antiguo y lo reemplaza con nuevos tejidos y células más suaves.

eliminar-lunar
En cuanto al aloe vera, lo ideal es conseguir las hojas gruesas y exprimir la gelatina jugosa, gomosa y transparente que guardan. Este jugo también lo consume a menudo gente que sufre de otras condiciones, pero para los lunares debe aplicarse directamente en ellos sin ninguna otra adulteración o dilución.
La gelatina o goma puede dejarse sobre el lunar todo el día, pues la piel lo absorbe y puedes limpiarlo si deseas. Aplícala cuando menos 3 veces al día para obtener mejores resultados. Continúa aplicándola hasta que el lunar se caiga; este tratamiento es muy seguro y puede continuarse durante largos periodos de tiempo.

6. Elabora una crema de aspirina.
Cómo-eliminar-un-lunar

Coge  3 píldoras de aspirina y aplástalas en un tazón. Agrega dos cucharaditas de agua y haz una pasta. Sin embargo, la gente que no cuenta con algún factor de coagulación o que es hemofílica debería prescindir completamente de esta opción.[6]
Aplica suavemente la pasta al lunar usando una bola de algodón o un hisopo de algodón. Déjala ahí con un vendaje durante un día. Monitorea el proceso cada día para revisar el tamaño, forma y olor. Al cabo de una o dos semanas, debería hacer que el lunar se caiga solo.
Aquellos que ya estén tomando algún diluyente o anticoagulante de la sangre no deberían usar este método sin consultar con su doctor. La aspirina es un agente diluyente de la sangre. Actúa diluyendo el suministro de sangre al lunar lo suficiente como para que este se seque y muera.

7. El jugo de granada también sirve.

El jugo de granada recién exprimido, mezclado con una parte igual de jugo de piña y dos partes de jugo de toronja forman una mezcla poderosa. No uses jugos listos para beber ni los que tienen sabores artificiales. Este jugo debe usarse fresco y no guardarse de un día para otro.
Aplícalo al lunar usando una bola de algodón o hisopo de algodón (como un hisopo para oídos). Aplícalo suavemente y déjalo durante 15 minutos tras lo cual lávalo vigorosamente con agua caliente y jabón.
El jugo fresco es necesario. Los cambios ocurren en su contenido con la exposición al aire y la pérdida de los radicales antioxidantes, y los ácidos cítricos ocurren de la mezcla reduciendo su potencia mientras más esté expuesto al ambiente.
Esta opción particular por sí sola no es tan efectiva como cuando se usa con cualquiera de las otras opciones mencionadas. Debería usarse durante los primeros 3 a 4 días de iniciar el tratamiento para el lunar. Una vez que el lunar se haya asentado, no continúes usando este método.

8. Intenta con la miel.
Cómo-eliminar-un-lunar

La miel tiene muchas propiedades medicinales que hacen de ella un remedio casero que todos deberían tener en su botiquín. En el caso de los lunares, la miel los hace más suaves y reduce la queratina del tejido. También hace que el lunar sea más flexible y móvil en caso tenga una raíz. También cambia el color del lunar hasta en dos tonos en tan solo 4 a 7 días de uso.
La miel también puede ser aplicada en la cara del lunar usando un hisopo de algodón. La miel común sin diluir es la mejor opción. Ocasionalmente, las hojas de neem o el polvo de cúrcuma pueden mezclarse con ella para obtener mejores resultados.

9. Utiliza aceite de ricino.

Este tiene su propio método de actuar en los lunares, el cual no es completamente comprendido. Los resultados no están bien documentados ni están garantizados. Sin embargo, podría usarse en combinación con cualquiera de las otras soluciones. Se dice que complementa muy efectivamente la acción de la miel.
El aceite de ricino puede aplicarse usando una bola de algodón o incluso frotarse en un movimiento circular alrededor y sobre el lunar usando tus dedos. Sin embargo, ten cuidado de no ingerirlo.
Evita usar aceite de ricino si tienes tendencia al acné, pues podría empeorarlo.

10. Intenta con el hielo.

Aplicar un cubo de hielo directamente al lunar o cubriéndolo con una tela reduce la circulación sanguínea del mismo, esencialmente matando el tejido. Esto se debe a la contracción de las vías sanguíneas que lo suministran debido a la temperatura fría del cubo de hielo aplicado localmente y enfocado en una sola área.
Hacer esto con una frecuencia hasta de cada 4 horas durante 5 días puede resultar en una reducción visible del tamaño del lunar.
Si no responde al cabo de 3 días, no continúes con este tratamiento.

11. Usa crin.
Una de las curas “naturales” más conocidas para los lunares es usar un pelo largo de la cola de un caballo. El crin es muy delgado pero también muy fuerte y cuando se ata alrededor del lunar puede cortar la circulación sanguínea completamente, forzando al lunar a caerse.
Aunque sea fácil conseguir el pelo, la parte difícil es tomar un único pelo súper delgado y amarrarlo alrededor de la base del lunar múltiples veces, haciendo un nudo para asegurarlo. Lo mejor es pedirle ayuda a alguien para cumplir esta tarea.
El pelo debe amarrarse alrededor de la raíz o la base de la manera más apretada y firme posible. Esto asegura el corte del suministro sanguíneo y dentro de las siguientes 72 o 96 horas, el lunar se caerá.
El pelo no debe sacarse incluso durante los baños.
Cuidar nuestra piel
Para prevenir la aparición de nuevos lunares es fundamental que cuidemos nuestra piel, sobre todo si la tenemos sensible o muy clara.
La protegeremos siempre de la radiación solar, especialmente en el verano y en las horas de máxima radiación, entre las 12 y las 4 del mediodía. Usaremos siempre protector solar pero evitaremos la exposición o cubriremos nuestra piel en las horas del mediodía.
Realizaremos peelings naturales una vez a la semana o cada quince días, con productos adecuados a nuestro tipo de piel y a la sensibilidad de cada zona del cuerpo.
Hidrataremos y nutriremos nuestra piel habitualmente con aceites vegetales o bien con cremas hidratantes naturales.
Usaremos tejidos naturales como el lino o el algodón y evitaremos los tejidos sintéticos
Nos alimentaremos de manera equilibrada, consumiendo cada día frutas y vegetales crudos y grasas saludables, las cuales nutrirán nuestra piel en profundidad y le darán vitalidad.
Nos ducharemos siempre que podamos con agua fría, o al menos terminaremos siempre la ducha con agua fría, para mejorar la circulación cutánea y general del cuerpo. El agua demasiado caliente nos debilita y quita firmeza a la piel.