12 consejos para aprender a hablar con desconocidos


A no ser que seas un animal social, hablar con desconocidos suele ser un coñazo. Ya sea en el ascensor, en el primer día de tu nuevo trabajo o en una fiesta, tener que lidiar con gente nueva puede resultar muy estresante.


 Por ello, este hilo de Reddit nos ha resultado especialmente útil. En él, maestros de la charla trivial desvelan sus trucos para caerle bien al mundo. Lo que sigue es una recopilación de sus mejores consejos.

1. Imagina que no existen los extraños.
Hablale a todo el mundo como si hiciera años que os conocieseis. Cuando te presenten a alguien trátale como a un amigo de toda la vida. Esta clase de entusiasmo hará que inmediatamente gustes a la gente.

2. Recuerda que todo el mundo está en la misma situación.
La gran mayoría de personas se siente incómoda hablando con desconocidos. No es nada de lo que avergonzarse. Relájate.

3. Asume que todo el mundo es agradable.
Cuando conozcas a alguien, da por sentado que ya es amigo tuyo. Ya tendrás tiempo para presentarte. Si presupones que a esa persona le caes bien es mucho más fácil ser genuino.

4. Ten en cuenta el contexto.
Es mucho más fácil empezar una conversación sobre algo que está en el mismo espacio que ambos compartís. Eso rompe el hielo, y luego puedes seguir con la conversación desde ahí. Haz una broma inocente sobre aquello que os rodea. Si te has percatado de algo gracioso o extraño, hay muchas probabilidades de que otra persona también lo haya hecho. Si eres tú quién lo señala, puntos para ti.

5. Deja que hablen ellos.
A la gente le encanta hablar de sí misma. Hazles preguntas básicas sobre su vida. Escucha las respuestas y, probablemente, descubrirás algo sobre lo que hacer más preguntas. Repite el proceso.

6. Quitate la máscara.
Cuando decides que tus pensamientos, sentimientos y opiniones son más que suficientes, ganas confianza y seguridad. Puedes ser totalmente sincero con la gente y te valorarán por ello. En el momento en que bajas la guardia y eres auténtico y vulnerable, también lo serán ellos. Tanto tus conversaciones como la vida se vuelven mucho más interesantes. Si ser honesto implica descubrirle al mundo que eres un gilipollas, entonces hay que trabajar ahí.

7. Mantente bien informado.
Si estás informado sobre la actualidad existen muchas más posibilidades de que tengas algo de que hablar. Hablar de una noticia reciente es una gran manera de romper el hielo.

8. Autocensúrate.
No hables de religión, política ni sexo. Todo es mucho más fácil.

9. Interésate.
Los verdaderos maestros de las conversaciones triviales son aquellos que están verdaderamente interesados en la vida de la otra persona. Por muy aburrido que te parezca alguien, si te esfuerzas un poco probablemente encuentres algún punto de interés en común. Es mucho mejor estar interesado que ser interesante.

10. Practica.
Cuanto más lo hagas, mejor serás en ello. Empezarás a tener las mismas conversaciones una y otra vez, y entonces se convertirá en algo parecido a leer un guión en tu cabeza. Cuanto más lo hagas, menos nervioso te sentirás. Y como un actor que practica un guión, cuanto más ensayes, más confiado estarás al subir al escenario.

11. Sé consciente de cuándo hay que abandonar la conversación.
Saber cuándo abandonar una conversación es tan importante como saber entrar en ella. Si estás incomodo será imposible que los otros estén cómodos. Una buena idea es desarrollar algún tipo de estrategia de huida. Cualquier cosa puede servir, desde “salgo fuera a fumar” (aunque no fumes) a “tengo que hacer una llamada”. Otra posibilidad es buscar el contacto visual con alguien y asentir con la cabeza mientras te disculpas por tener que ir a hablar con dicha persona.

12. Conoce el verdadero secreto.
El secreto real es que a nadie le importa una mierda. Cuando te vayas al cabo de 10 minutos te querrán o se olvidarán de ti. Pásalo bien en el momento. Deja de preocuparte.


Lo fácil es odiar al mundo
FTE