Le dijeron que tenia prohibido hacer ejercicio. Ella lo ignoró y esto fue le sucedió el día del parto


Un embarazo es una época de cuidado, pero esto no quiere decir que se debe evitar todo. Lo principal es cuidar la alimentación y evitar la auto-medicación porque no todo tipo de medicamentos pueden ser ingerido por las embarazadas. Sin embargo, fuera del cuidado normal la vida de una embarazada puede continuar sin problemas, un bebé no quiere decir que están incapacitadas.


A una mujer en Estados Unidos, sus doctores le prohibieron totalmente hacer ejercicios. Ella se asombró ante esto porque su embarazo no era un embarazado de alto riesgo, todo marchaba muy bien. Ella amaba hacer ejercicios y no quería dejar de hacerlo por estar embarazada, por esto no le prestó atención a los doctores e hizo ejercicios rutinarios pero sencillos durante su embarazo, siempre cuidando su barriga y evitando actividades de alto riesgo.

Fue así como llevó sus 7 meses de embarazo. Gracias a esto se evitó los dolores y malestares habituales del embarazo. Lo mejor de todo esto es que no sufrió a la hora de dar a luz por el buen estado de su cuerpo, no sintió dolores desesperantes y no se esforzó más de la cuenta.

Su bebé a pesar de ser 7 mesino nació muy sano, fuerte y en perfecto estado. La recuperación de la madre fue rápida debido a todo el ejercicio que realizó en el embarazo, además el ejercicio la ayudó a crear glóbulos rojos.

Luego de este caso, los doctores aseguran que es mejor hacer ejercicios durante el embarazo. Esto tiene muchos beneficios que se descubrieron gracias a este mujer. El embarazo tendrá menos consecuencias de lo normal y no presentará ningún problema. Sin embargo, esto no se recomienda a los embarazos de alto riesgo.



Entre los beneficios de hacer ejercicios en el embarazado encontramos que: ayuda a cargar con más facilidad el peso extra del embarazo, te prepara para el trabajo de parto y así será menos doloroso. Te ayudará a mantener el cuerpo en un peso saludable y a volver con más facilidad a tu peso normal.  El ejercicio te dará más energías y mejor animo. Reducirás las molestias que produce los embarazos habituales y dormirás mejor.

Estirar el cuerpo ayuda a evitar los dolores de espalda, caminar ayuda a la circulación sanguínea y evita el dolor de las varices.

Otra de las actividades recomendadas es la natación, esto te ayudará a fortalecer los músculos abdominales y así sostener mejor el peso del bebé.